chocolate photo

Esta receta la encontramos en la web de me gusta estar bien, y nos llamó mucho la atención. Siempre estamos en busca de ingredientes que nos vayan bien para nuestra dieta, ya sea la Seignalet, la crudívora, la ancestral, la paleodieta, la dieta sin glúten, vegetariana, etc… pero muchas veces buscamos algo diferente a las típicas ensaladas, legumbres, arroz o verduras y pretendemos comer alimentos que llevan esos ingredientes prohibidos (panes, pasteles, postres, etc…) buscando sustitutos que sean aceptables. De esta manera, los que siguen una dieta sana, intentan crear “alimentos prohibidos” sustituyendo sus ingredientes. Mucha gente recurre a ingredientes sanos para hacer su pan y sus tartas, evitando la harina de trigo. También se pueden crear postres sin lácteos ni huevos e infinidad más de recetas adaptadas a las necesidades de cada dieta.

Aquellos que quieren seguir una dieta sana, ya sea para paliar los efectos negativos de una enfermedad, o simplemente para estar lo más sanos posibles, les cuesta especialmente encontrar dulces o pasteles, ya que el mundo de la bollería, las tartas y dulces en general está basado en el uso de trigo refinado, azúcar, leche, matequilla o en algún otro ingrediente prohibido en las dietas sin glúten, en la dieta Seignalet o en la paleodieta. Por esta razón, en Mundo Sanación siempre intentamos buscar y experimentar con recetas que se basen en ingredientes alternativos a los tradicionales, y que por lo tanto excluyan la harina de trigo, la leche y el azúcar principalmente. Los bombones de coco de esta receta que os presentamos es un claro ejemplo de “comida prohibida” hecha con ingredientes que la transforman en “comida sana”.

La propuesta de hoy son unos bombones helados a base de leche de coco y chocolate. La leche de coco es un ingrediente muy interesante para los seguidores de dietas ancestrales, ya que tiene una textura y un sabor que puede imitar perfectamente algunas cremas dulces. Además su sabor es muy especial y se puede aplicar tanto en la elaboración de dulces como de platos salados. En Asia es muy habitual la leche de coco para guisar carnes u otros alimentos y queda realmente exquisito.

Los ingredientes propuestos por Ana Muñiz de megustaestarbien.com son:

Para 22 bombones necesitamos:
100 g de coco rallado
200 ml de leche de coco
100 g de masa de cacao o chocolate del bueno
1 chupito de ghee o 25 g de mantequilla (o margarina si lo preferís)

· Empezamos mezclando el coco rallado con la leche de coco. Debemos obtener una textura compacta, no importa que quede demasiado líquida ya que retiraremos ese exceso de agua después. Para trabajar con la leche de coco debemos mezclarla muy bien antes de empezar a usarla ya que suele quedar separada en dos partes: una líquida y otra sólida.

· Cuando tengamos la mezcla a punto, la usamos para ir llenando moldes del tamaño que queramos que sean los bombones. Se puede usar una huevera, una cubitera, vasitos o otro recipiente de tamaño pequeño. Cuando tengamos los moldes llenos tenemos que compactar la mezcla e ir eliminando el líquido que quede en la superficie. Los bombones quedarán mejor como más compactemos la mezcla y eliminemos el agua sobrante. Si nos faltan moldes podemos hacer bolitas con la mezcla compactada, e incluso hacer todos los bombones en forma de bolita siempre después de compactar la mezcla.

Cuando todos los moldes tengan la mezcla bien compactada (o las bolitas si las habéis hecho) los metemos en el congelador durante media hora. Para evitar mezclar sabores es recomendable tapar los moldes o meter las bolitas en algún taper o bolsa.

· Para hacer lo que será la cobertura de los bombones ponemos el chocolate o el cacao a derretir junto a la mantequilla o la margarina. Usamos un cacito al baño María para hacerlo. Si usáis cacao puro en polvo podéis mezclarlo con agua o alguna leche vegetal. Para que la mezcla se pueda trabajar después debe contener grasa, por eso usamos la mantequilla o la margarina. Sin embargo, también podemos optar por realizar la mezcla con chocolate o cacao con un chupito de ghee, que le dará mucho sabor al chocolate. También se puede añadir vainilla en polvo o en rama mientras realizamos la mezcla. Cada uno puede probar su combinación preferida. Las combinaciones de licores posibles y aromas son infinitos (anís, ron, whisky, canela, etc…). También existe la opción de añadir el licor o los aromas a la mezcla de coco anterior. Una vez tengamos esta mezcla la dejamos enfriar.

· Preparamos una fuente con papel de aluminio. También podemos trabajar sobre cualquier superfície plana como una mesa. Cuando tengamos los bombones congelados, los sacamos de los moldes con la ayuda de un cuchillo. Con las bolitas podemos trabajar directamente. Los vamos pasando uno por uno por la mezcla de chocolate. Hay varias maneras de realizar este paso, una podría ser usar una cuchara para sumergir todo el bombón dentro del cazo con la mezcla de chocolate. Otra opción es pinchar los bombones con un palito o mondadientes para bañarlos en el chocolate. Una vez cubiertos de chocolate los dejamos en la fuente con papel de aluminio. Cuando hayamos acabado de cubrir todos los bombones los metemos en la nevera para que el chocolate se endurezca, hasta el momento de servirlos. También podemos repetir el proceso de bañar los bombones si queremos una capa más gruesa, o si nos ha quedado alguna parte sin cubrir la primera vez.

Esperamos que os gusten!